Secciones Principales

jueves, 1 de septiembre de 2011

Citroën C4 HDI 90 CV: Primeras Impresiones

Recientemente he cambiado de trabajo y, por la idiosincrasia del mismo, se me ha facilitado un coche de empresa para no seguir cargando de kilómetros a mi bólido de 16 años. El elegido después de mucho mirar ha sido un Citroën C4 HDI con 90 CV. Como no podía ser de otra forma es el más básico de la gama, con llantas de 15" y aire acondicionado en vez de climatizador.

Como comentar un coche es complicado, habría que mirar ciertos aspectos por separado para saber de qué estamos hablando, así que intentaré discretizarlo de forma que se comprendan los pros y los contras del mismo en cada uno de ellos.

Apariencia exterior

Estamos hablando de un coche bonito. Realmente cuesta hacerse a la idea de que este coche es un Citroën, sobre todo tras los últimos años de la marca en los que no arriesgó en el diseño en la gama más vendida, que era la de los compactos o coches de clase C.

El C4 transmite dinamismo con su imagen. Si en vez de tener un símbolo de Citroën en la parrilla frontal hablásemos de un símbolo de Volkswagen podría ser perfectamente la imagen de un nuevo Golf. El perfil del coche está conseguido, huyendo del encuentro de las ventanillas traseras con el maletero en forma de X que pusieron de moda el SEAT León y el Lancia Delta nuevo y fue seguido por Renault y Opel con su Megane y su Astra, respectivamente. Ni que decir tiene que también rompe de forma brillante con la estética de su antecesor, muy poco conseguida.

Opel Astra 2011

Renault Megane 2011

Citroën C4 2011
El Interior

Va siguiendo el mismo patrón que el exterior, con unos materiales de calidad, apreciándose el uso de plásticos blandos, si bien en los difusores de aire se pueden notar algunos ruiditos, ya que aunque semejan ser metálicos la realidad es que son de plástico y creo que con el tiempo será de las cosas que acaben dando la nota. El acabado en cuestión es el seduction que es el intermedio de la gama.


El volante está forrado de cuero y tiene un aspecto deportivo, integrando algunos mandos como el del Bluetooth o la propia radio. Además tiene el tan característico corte en la parte inferior introducido, desde la competición en forma masiva, por Audi, así que tanto en el exterior como en el interior podemos hablar de un coche casi alemán. La palanca de cambios es cómoda, con forma de bola (otro recuerdo al Golf) y los mandos están en una posición bastante agradable, con todo a mano. Aun así echo de menos la orientación de los mismos hacia el conductor como solía hacer BMW.

La guantera está refrigerada y las puertas tienen amplios compartimentos, tanto delante como detrás, los elevalunas eléctricos se gobiernan desde la puerta del conductor y en la parte trasera son manuales (al menos en la versión de la que disfruto), el aire acondicionado es lo que es, si lo dejas mucho tiempo puesto te hielas y si lo apagas te torras de calor porque la tapicería es totalmente negra, así como todo el interior del coche. En teoría, en una versión superior o con otra terminación esto no sería tanto problema.

Otra pega del interior es que si el conductor es de un tamaño actualmente medio (1,83 m. en mi caso) llevará el asiento bastante hacia atrás, comiendo gran parte del espacio del que se siente justo detrás, y eso lo hace algo incómodo. Pese a todo en la parte trasera pueden ir sentados con relativa comodidad tres adultos.

La visibilidad por el cristal trasero es bastante reducida, pecando de lo mismo que pecan todos los coches actuales, los asientos no son especialmente cómodos pero hacen bien su labor.

Maletero

El maletero del coche es realmente grande, perfecto para una familia y hacer cualquier clase de viaje. A día de hoy lo tengo lleno de las chuminadas del trabajo y queda sitio de sobra para meter cualquier otra cosa.

Motor y sensaciones

Ahora toca otra parte subjetiva del proceso. Dado que mi coche actual es un gasolina de 100 CV con un motor 1.600 se podría equiparar a éste C4, no tanto en consumo donde el C4 consume exactamente 3 l/100 menos que el gasolina en recorridos por autopista y 4l/100 menos en recorrido por ciudad, como en recuperaciones etc...

Pero se parecen como un huevo a una castaña. Cuando el C4 ya lo ha dado todo el otro ni ha comenzado. El C4 tiene un motorcillo de estos que gustan tanto ahora, con un brío contenido pero inmediato en ocasiones. Y digo "en ocasiones" porque en algunas incorporaciones el turbo tarda en entrar y me he visto en alguna que otra apurada, resultando bastante descorazonador y dando algo de miedo por sentir que el coche no reacciona al pedal del acelerador. De todas formas está lejos del Auris de 90 CV de la generación anterior, que era un coche que infundía miedo por el retraso en la entrega de potencia.

En recorridos por carretera se desenvuelve francamente bien, notando cierto reprís por causa del turbito que le confiere un par que permite recuperaciones más o menos rápidas. En esto llamado "conducción tranquila" hay que reconocer que se come con patatas al gasolina que para alcanzar esa inmediatez tienes que reducir marcha y aumentar vueltas con lo que la conducción tranquila se va a tomar por culo.

El apelativo cariñoso que le he puesto, la lavadora, por ser blanco y con botones, no está desencaminado. No da ninguna sensación, el coche es simplemente un electrodoméstico que te lleva del punto A al B de forma relativamente cómoda, y no es que no lo haya intentado, ya que lo he llevado a 180 km/h ( en autopistas alemanas por supuesto, que nadie dude esto) y en ningún momento he sentido nada. Eso puede ser un punto a su favor sobre todo para todos aquellos que quieran un coche neutro.

También he detectado un "pero" en el comportamiento: tiene una trasera juguetona. A la mínima da sensación de asomarse, y eso es desconcertante en un tracción delantera. Cuando coges una junta de algún puente el coche te transmite la inquietud de que la parte de atrás va a su bola y personalmente eso no me acaba de gustar.

Cómputo global

Y ahora como si de una película en filmaffinity se tratase voy a darle una nota al coche: un 7.

Algunos pensarán que me he vuelto loco, que es una forma de renegar a mis principios pero nada más lejos de la realidad. El C4 es un buen coche, en algunos aspectos hasta notable, y tiene un precio relativamente contenido.

Como espero estar bastante tiempo con él, iré relatando mis experiencias a medida que van pasando kilómetros, en este primer post establezco el contador en 8.600 km y subiendo.

6 comentarios:

  1. "El maletero del coche es realmente grande, perfecto para una familia y hacer cualquier clase de viaje. A día de hoy lo tengo lleno de las chuminadas del trabajo y queda sitio de sobra para meter cualquier otra cosa."

    Como cadáveres, por ejemplo

    ResponderEliminar
  2. Qué hay Xeilord !!... Es un buen coche majo y además, oye... "A caballo regalado... "". Disfrutalo, pero con prudencia.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Ha vuelto el hombre!! Dichosos los ojos. Fer, ¿cómo estás?

    ResponderEliminar
  4. jajajaja !!!... Pues desperezandome todavía majete... necesitaba alejarme un poquito de este mundillo, pero os echaba de menos. El blog es tan adictivo o más que el tabaco ;)

    Nos "vemos". Un abrazo para tí y tu hermano.

    ResponderEliminar
  5. yo tengo el citroen c4 2011 hdi 112cv y es un tiro va fenomeno lo recomiendo pero mejor el exclusive jeje

    ResponderEliminar
  6. Personalmente me parece un gran coche, para lo que cuesta creo que es de los mejores de su categoría, ahora mismo se ha vuelto un poco más tragoncete y a los 19.000 km tiene un consumo casi fijo de 6,2 l/100 en un 90% autovía

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...